Enfermedades sin dolor

Las enfermedades sin dolor posiblemente sean las más peligrosas.

El dolor es un síntoma. Es un mensaje que nos envía nuestro organismo de que algo no va bien.

   

Sin embargo, hay enfermedades cuyo principal síntoma no es el dolor. Aunque estos síntomas también pueden llegar a ser muy molestos, como la sensación de ardor estomacal, la emisión de olores nauseabundos, la pérdida del sueño, etc.

Otras enfermedades directamente no presentan síntomas (al menos en su fase inicial). Lo cual es muy peligroso, pues se está empezando a librar una batalla silenciosa, de la que no tomamos consciencia.  Y esto hace que no podamos ayudar a nuestro organismo con la aplicación de tratamientos.

Por último, la ausencia de sensación de dolor en sí es una enfermedad (la analgesia congénita).

Sigue leyendo para saber más de estas enfermedades sin dolor.

Actualización: 21 de Abril de 2017. Enlazamos a toda la información de la que disponemos sobre el síndrome de Sjongren. Incluímos una nueva enfermedad sin dolor: el síndrome de olor a pescado o trimetilaminuria.

Enfermedades cuyo síntoma principal no es el dolor.

   

Entre estas enfermedades destacan las enfermedades que afectan al sistema nervioso, a los órganos de los sentidos (oído, vista, olfato, gusto), enfermedades de transmisión sexual, desórdenes de carácter nervioso, etc.

Enfermedades asintómaticas.

También existen enfermedades silenciosas, que no presentan síntomas: las enfermedades asintomáticas.

La razón de esta ausencia de síntomas puede ser debida a la fase de la enfermedad, que se encuentra en su estado inicial, o a las características en sí del tipo de enfermedad.

Gracias a que hoy en día cada vez están más instaurados los chequeos médicos y las revisiones periódicas, es posible detectar la presencia de enfermedades, aunque los pacientes no presentemos ningún tipo de síntoma.

Y es que el instrumental médico moderno, las radiografías, ecografias, tomografías computerizadas, equipos de análisis de laboratorio, permiten detectar enfermedades que se encuentran en sus inicios.

Un caso típico sería, por ejemplo, el cáncer de pulmón. Cuando esta enfermedad empieza a manifestar sus síntomas probablemente sea demasiado tarde. Pero cogido a tiempo, quizás si sea posible el éxito del tratamiento.

Cuando no sentir dolor es una enfermedad: analgesia o insensibilidad al dolor.

la analgesia es una enfermedad muy peligrosa que se manifiesta en la ausencia de dolor

Por último, el no sentir dolor también puede ser una enfermedad, y muy peligrosa, al privar a nuestro organismo de los mecanismos de aviso necesarios para detectar que algo no marcha bien.

Este tipo de enfermedad, la analgesia o insensibilidad al dolor, puede ser debida a transtornos congénitos (de nacimiento) o puede haberse adquirido.

En el caso de los trastornos congénitos, tenemos que distinguir la analgesia congénita (el paciente no siente dolor) de la indiferencia congénita (el paciente experimenta sensación de dolor, pero ésta no es molesta ni desagradable).

La analgesia congénita, a la que se le conoce también como neuropatía hereditaria sensitivo autonómica, es una enfermedad muy rara. Solamente se han detectado menos de 300 casos en todo el mundo.

Suele ser debida a un mal funcionamiento del sistema nervioso autónomo, y a trastornos en el metabolismo de las catecolaminas.

Existen diversas variantes, cada una de ellas muestra unas características específicas, aunque todas tienen en común la ausencia de percepción de la sensación dolorosa.

   

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar