Tratamientos con apiterapia

Featured Video Play Icon

La apiterapia es la aplicación médica de productos como la miel que producen las abejas, así también como el polen, la jalea real o incluso el veneno de abeja. Este tipo de prácticas llevan realizándose desde hace más de 2000 años y se pueden encontrar muchas artículos científicos relacionados con este tipo de prácticas.

 

¿De verdad el veneno de abejas tiene propiedades beneficiosas para la salud?

El veneno de las abejas es una fuente rica de encimas, péptidos y aminas biogénicas, y existen al menos 18 componentes activos en el veneno que cuentan con propiedades farmacéuticas así como las principales proteínas de degranulación celular.

Muchos de estos componentes tienen una fuerte acción antinflamatoria y producen en su gran parte efectos que palian el dolor, mientras que otros mejoran las condiciones del nervio, ayudan a curar y cicatrizar el tejido cicatricial y a mejorar el sistema inmunitario de nuestro cuerpo.

¿Cómo se aplica el veneno de abeja en los tratamientos con apiterapia?

Tradicionalmente, el veneno de abeja se administraba con abejas vivas a través de la estimulación de sus aguijones para provocar que picaran en la zona afectada, y sigue en práctica hoy en día. Aunque la mayoría de los casos el doctor suministra directamente el veneno extraído de las abejas a través de una aguja directamente aplicada en la zona afectada, tal y como marcan los protocolos.

¿Para qué enfermedades se utiliza el tratamiento mediante apiterapia?

Este tipo  de terapia se aplica en infinidad de situaciones médicas, aunque hay cuatro áreas en la que se aplica más a menudo debido a sus efectos beneficiosos.

A continuación os mostraremos los tratamientos más eficaces que se pueden conseguir a través de la apiterapia, así como la manera para curar cicatrices queloides, que son cicatrices que se producen en la piel debido a crecimientos excesivos del tejido cicatricial justo en la zona donde se haya producido una lesión en la piel.

Algunos de las causas principales son:

  • Artritis e inflamaciones sistémicas.
  • Lesiones agudas y crónicas.
  • Enfermedades neurológicas.
  • Cicatrices (que se producen a través de operaciones, lesiones, queloides, etc)

Para tratar las cicatrices queloides a través de la apiterapia os dejamos a continuación una serie de pasos que os detallan lo que debéis hacer. Este tipo de tratamiento siempre debe ser realizado a través de expertos en la materia de la apiterapia y sobretodo hay que tener en consideración que el paciente no esté expuesto a ningún tipo de alergia provocada por el veneno de abeja, antes de realizar cualquier acción. Una vez comprobado esto, simplemente se os administrará el veneno de abeja en la zona afectada de la cicatriz queloide y se seguirá un tratamiento y seguimiento del proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *